Posts filed under ‘Sobre Charlie’

La propiedad asociativa de los ineptos

Traumas, complejos, problemas psicológicos, trastornos… Esas son las palabras con las que los ignorantes creen justificar los motivos de mi misantropía. Cuando la gente ve algo con lo que no está de acuerdo, enseguida lo justifican con palabras como insólito, demencial, anómalo… Es la forma más rápida de lavarse las manos y no entrar en detalles. En una época se miraba mal a las mujeres, en otra a los negros, más tarde a los gays, pero todos acabaron formando parte de lo común. Sin embargo, si alguien no soporta las míseras e interesadas conductas humanas está enfermo. O comulgas con las tendencias del rebaño o te catalogan de oveja negra.

Yo estoy encantado de ser esa oveja negra.

Anuncios

15 julio, 2008 at 4:17 pm 5 comentarios

Prólogo | Soy Charlie Mawson, y os odio a todos

Odio eterno a la humanidad. Esa es mi máxima. Odio todo cuanto me rodea. Unos dirán que es un defecto pero yo lo considero una virtud. Mis ojos son radares capaces de descifrar a lejana distancia cualquier tipo de intenciones oscuras del prójimo. Odiar es bueno. De hecho tengo la certeza de que el odio es el sentimiento más poderoso y placentero de cuantos existen, aunque reconozco que he oído de varios que a día de hoy no he sufrido en mis carnes, por fortuna.

Siendo sincero, creo que no los he vivido porque no existen. ¿Qué es eso que la gente llama amor? No es más que una tapadera. Una incierta palabra que engaña a sus propias cabezas y les evita meditar que en realidad eso que denominan amor no es más que oportunismo, explotación y un considerable síntoma de inseguridad. Mi vida es mía. Me ha sido concebida a mí. Yo soy dueño de ella y por tanto yo soy el que decide cómo manejarla. No necesito compartirla con nadie, como dicen de forma remilgada los que lo padecen. No lo necesito porque creo en mí. Sé que soy superior a todos los que me rodean, porque al contrario que ellos sé leer mi entorno e interpretarlo. Me alimento de la cruda realidad.

El mundo vive sumido en la ignorancia y la inseguridad. No se hacen preguntas porque no quieren saber la respuesta. Continuamente buscan algo a lo que aferrarse para seguir dejando la vida pasar sin preocupaciones ni interrogantes. Tienen miedo a la soledad. Me cuesta creerlo. No se me ocurre nada que me otorgara mayor satisfacción que el quedarme completamente sólo sobre la faz de la tierra. Sin embargo, otros se protegen con creencias estúpidas como la existencia de un ser todopoderoso al que adoran de domingo a domingo. Basan su vida en el desconocimiento, justificando sus vidas con razonamientos ridículos e inviables que les sirvan para no pensar que, aunque no nos guste, todo lo que tiene un principio tiene un final.

Odio al ser humano porque lo conozco a la perfección. Aparte de adorar vivir engañados o como mínimo ajenos a la verdad, son seres previsibles, crueles, superficiales e hipócritas. No tienen ningún reparo en venderte al mejor postor por beneficio propio aunque sea de modo absolutamente fariseo. Se dejan llevar por prejuicios sin ningún tipo de lógica, humillando al prójimo mientras los reparos brillan por su ausencia. Sus conductas son repugnantes.

13 julio, 2008 at 7:41 pm 3 comentarios


diciembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Categorías

Entradas recientes

Archivos